Drenaje linfatico manual

Drenaje linfatico manual2018-08-09T16:00:43+00:00

Nosotros hemos a lo largo de estos últimos 30 años realizado numerosas investigaciones anatómicas (a partir de cadáveres humanos y de sujetos vivientes) con el fin de examinar los diferentes trayectos de los vasos linfáticos (300 cadáveres para el miembro superior AL1.32 ; para la cabeza y el cuello OL1.6 ; para el miembro inferior réf.).
Pusimos a punto el DLM luego de haber efectuado experimentaciones sobre el animal viviente y el hombre sano ( AL1.2, AL1.3, AL1.5, AL1.7, AL1.10 AL1.14, OL1.3, OL1.4, AL2.23 ).

Nosotros podemos resumir nuestra técnica de DLM de la siguiente manera:

Drenaje de los ganglios

Consiste en favorecer el vaciamiento ganglionar.
Los “depósitos” ganglionares se vacían por simple
presión. No se trata de una estimulación ya que el ganglio no puede contraerse. Sólo los vasos linfáticos se contraen.
Dado que no existe musculatura lisa en los ganglios.

El drenaje de los ganglios no es propiamente una maniobra de llamada ya que nosotros no hemos registrado ningún efecto de inicio de la evacuación durante estas maniobras. ( 167 Ko)
Se trata simplemente de”hacer lugar” para permitir
a los vasos que transportan la linfa verter su contenido.

Drenaje de llamada

Consiste en aumentar la frecuencia contráctil de los vasos linfáticos que “drenan” la región. Este proceso ha sido controlado por linfocentigrafía (OL1.1, OL1. 3, OL1.4).
Esta técnica aplicada asocia dos efectos: no sólo hay un aumento de la frecuencia contráctil de los vasos linfáticos sino que también nosotros hemos medido igualmente la evacuación acelerada de los
elementos del edema. Es la razón por la cual,
dado esta última influencia, nosotros la hemos denominado técnica de “llamada” ( “inciting technic”).

Drenaje de reabsorcion

Consiste en favorecer el transporte del edema por la reabsorción de los vasos linfáticos y venosos. El DLM favorece enormemente la captación de macromoléculas (OL1.3) mientras que el sistema venoso toma la fracción líquida del edema. Esta técnica sólo tiene sentido si es aplicada
sobre el edema mismo.

La técnica de aplicación del DLM deberá adaptarse según la patología tratada.
Las vías de suplencia ( o de derivación ) son utilizables en aquellos pacientes que han sido sometidos a una adenectomía (AL1.32 ).
En los otros casos habrá que respetar la distribución anatómica clásica teniendo en cuenta sin embargo algunas variantes que no están siempre descritas y que nosotros las hemos aislado durante numerosas disecciones cadavéricas ( vía de Caplan *).

La duración de la aplicación del DLM durante un tratamiento puede ser extremadamente variada.
Será por ejemplo para un mismo síntoma clínico ( pierna edematizada ) de un cuarto de hora a 20 minutos en un caso traumatológico, de ½ hora en caso de un edema congénito y de tres cuartos de hora si el paciente ha sido sometido a una cirugía de tipo oncológica ( histerectomía…)
(*) Nueva denominación de la vía tricipital, puesta en evidencia por I. Caplan (Congreso de Tucumán)